Visitas

26 mar. 2012

LUCULO





EL GOURMET DE LA ROMA CLÁSICA


  
   Lucio Licinio Luculo nació hacia el año 110 a.C. (104 a.C. según otras fuentes). Sirvió a las órdenes de Sulla en la guerra civil de 90-88 a.C., y le apoyó contra Mario en la marcha sobre Roma del año 88 a.C.
Luculo continuó a las órdenes de Sulla, hasta que éste murió en el año 78 a.C.

    Llegó a cónsul en el año 74 a.C., y se le confió la dirección de la guerra contra Mitríades, rey de Ponto Euxino. La campaña, aunque con diversos avatares, fue exitosa, pero una sublevación de sus tropas, unida a la excesiva duración de la campaña, llevó al Senado romano a relevar a Luculo del mando, acusándole (no sin razón) de usar la campaña en beneficio propio. El mando fue confiado a Pompeyo, que terminó la campaña y consiguió la gloria que era debida, en gran parte, a nuestro Luculo.

    Las acusaciones de rapiña y enriquecimiento, no eran infundadas, porque Luculo volvió de la campaña riquísimo, convirtiéndose en una de las mayores fortunas de Roma.

    Desde el 66 a.C., año en el cual fue retirado del mando, Luculo se dedicó a hacer vida privada en Roma. Se construyó una espectacular mansión en el monte Pincio, de la cual hoy sólo se conserva la parte llamada "Horti Lucullani" o Jardines de Luculo.

    El lujo y la opulencia que le rodeaba, era de tal magnitud, que se convirtió en el paradigma de la exquisitez y el refinamiento. La palabra inglesa "luxury" (no confundir con nuestra lujuria), que se emplea para expresar lujo, refinamiento y exquisitez, deriva de "lucullian" o luculiano, adjetivación del nombre de nuestro personaje.

    Casi a diario celebraba opíparas cenas, en alguno de los doce comedores de que disponía su mansión. Este es el origen de la expresión "cenas luculianas". La exquisitez en la mesa era inseparable de fomento de la cultura. Luculo armó una excepcional biblioteca, que abrió al público, convirtiéndose en centro de reunión de las personalidades de la cultura romana, especialmente los filósofos.
 Manuel Ruiz de Luzuriaga

 ANFITRION



   Anfitrión. (palabra griega muy antigua pero cuyo significado del que recibe visitas se la dio Molière en una de sus obras).  

 "Ab imo pectore" (pektore) es una locución latina de uso coloquial. 
En sentido literal significa desde lo profundo de mi corazón.

Su sentido connotativo es con todo mi corazón, con toda franqueza, a pecho abierto. Fue utilizada por Julio César, Cayo Valerio Catulo y Tito Lucrecio Caro.


 
 
ANECDOTAS  HISTORICAS


   

La anécdota más conocida de Luculo da origen a la frase "Luculo cena en casa de Luculo". Nos ha llegado a través de las "Vidas paralelas" de Plutarco, que es la única biografía de Luculo de que disponemos.

CAYO
   Esta frase se usa para indicar que un exquisito en la mesa lo es en todo momento, sin necesidad de tener invitados, la anécdota, es la siguiente:

   Una vez que cenaba sólo, sin tener ningún invitado, le sirvieron una cena mediocre, él, llamando a su mayordomo le reprendió. El mayordomo se excuso diciendo que como no había ningun invitado no había creído necesario servir una cena más suntuosa. Luculo respondió
LUCIO SILA

"Entonces, ¿no sabías que Luculo cenaba con Luculo?".


Otra anécdota relatada por Plutarco es la siguiente:

 POMPEYO
   Estaban paseando juntos Cicerón y Pompeyo, cuando se encontraron con Luculo.

Ciceron le planteó que su deseo era que les invitará a cenar, pero solamente la cena que tenía preparada para sí mismo.

   Cogido por sorpresa, Luculo solicitó hablar antes con sus criados, pero sus amigos no se lo permitieron, porque podría cambiar las ordenes que tenía dadas.

MITRIADES
 
   Luculo entonces pidió permiso para decir a los criados sólamente que cenaría en el salón de Apolo (uno de los doce comedores de su mansión), lo cual le fue concedido. 
 

   Con este ardid consiguió organizar una cena digna de sus huéspedes, puesto que sus criados sabían, por el comedor que se usaba, cuanto se debía gastar en la cena.



    Luculo tenía estipulado un presupuesto para cada comedor, y el de una cena en el Apolo suponía 50.000 dracmas: una auténtica fortuna.

   Luculo murió entre los años 58 y 56 a.C.

   Según la leyenda, de resultas de ingerir un filtro amoroso que su mayordomo Calístenes le suministró en cantidad excesiva, con la esperanza de despertar la vitalidad del anciano Luculo.

   El caso es que murió de una apoplejía, siendo largamente llorado por el pueblo, que tenía en él a uno de los personajes más populares y apreciados de Roma. 








  BON  APETIT
























* Muchas de las imágenes que ven en este blog son tomadas de Internet. Si alguna de ellas está protegida por Derecho de Autor, por favor comuníquemelo y las quitaré inmediatamente.”




2 comentarios:

  1. Gelois, boa noite!

    Achei bonita e interessante a história de Lúcio Licínio Lúculo. Grande abraço pra você , e ótima semana.

    Beijos grande!

    ResponderEliminar
  2. Que tal personaje Luculo. A partir de él, parece que hubieron varios que siguieron su ejemplo mucho tiempo después.
    Saludos
    David
    Pd: Gracias por tus palabras en el Blog. Éxitos en tus emprendimientos.

    ResponderEliminar

Puedes dejarlo en tu lengua natal.
Gracias. Gelois/