Visitas

27 mar. 2012

LA VENUS DE WILLENDORF


 ENIGMA

 
 






“Las mujeres normales son las auténticas bellezas, sin gomas ni lápices. Las flores del desierto son las que están a tu lado. Las que te aman y las que amamos. Sólo hay que saber mirar más alláLa verdadera belleza está en las arrugas de la felicidad.”

Mario Vargas Llosa. Premio Nobel de Literatura 2010


                                            


 
Querido amigo:

  Cuando me enviaste la foto  de la estatuilla. Yo no sabía de ella, no he estudiado Arte, sólo soy una aficionada, pero inmediatamente me fui adentrando en Internet hasta averiguar todo lo relacionado con esta diminuta estatuilla que cambiaba totalmente los cánones de belleza y feminidad actual. Realmente  no dudé en que eran bien distintos ya que se nota a la vista. 

  Luego al encontrar y  releer este artículo que te envío  me doy cuenta que en aquella época ,   representaban  la belleza femenina , no la puramente artificial.  Ellos quisieron representar la maternidad, la sexualidad femenina y porque no, tal vez la obesidad nos indicara la fuerza. 

  Si analizamos a la mujer, ya como protagonista  y sobre todo principal fuente de la vida, nos damos cuenta que debía ser de complexión bien fuerte para mantener y alimentar  a una criatura en su vientre. Esta actividad la realizaban ofreciendo la energía de su  propio organismo como alimento. 

  Nos preguntaríamos, cuantas mujeres entregaron  su vida  en pos de la continuación de la generación. En una  época en la cual no existía ningún  adelanto de la medicina. Ni siquiera existía  la penicilina. 

    Debemos afrontar que ese milagro es digno de representarse como fuerza, espiritual y física. ¿Verdad?

Saludos,



                             
EL ENIGMA DE LA VENUS DE WILLENDORF


La Venus de Willendorf, es una estatuilla antropomorfa femenina de 20 000 o 22 000 años de antigüedad. La obra lleva el nombre del sitio a la vera del Danubio donde fue descubierta en 1908 por el arqueólogo austriaco Josef Szombathy.

Es una figura obesa, de vientre abultado y enormes senos. Esta imagen de la mujer gorda que está completamente desnuda también era usual en las esculturas egipcias, griegas y babilónicas del período Neolítico. Es la más conocida de las venus paleolíticas.



DESCRIPCIÓN DE LA VENUS DE WILLENDORF


  La figura de esta mujer desnuda, de unos 11,1 centímetros de alto, 5,7 de ancho y 4,5 de espesor con 15 centímetros de circunferencia y regordeta, fue esculpida monolíticamente en piedra caliza oolítica, que no es local en la región, pintada con ocre rojo.
  El conjunto respeta la ley de frontalidad aunque la cabeza parece «mirar» ligeramente hacia el seno mamario derecho.
  Parece ser una representación convencional, no realista, ya que su abdomen, vulva, nalgas y mamas son extremadamente voluminosos (en las nalgas: esteatopigia), de donde muchos estudiosos han deducido una fuerte relación con el concepto de la fertilidad.
  Los brazos, muy frágiles y casi imperceptibles, se doblan sobre los senos; y no tiene una cara visible, estando su cabeza cubierta de lo que pueden ser trenzas, un tipo de peinado o una capucha, la cabeza se encuentra inclinada hacia adelante.
  El abdomen posee un notorio hueco que figura al ombligo. El abultado pubis se expande sobre los gruesos muslos.
  Aunque las piernas son anatómicamente muy acertadas las rodillas están juntas y los pies que no han sido representados (o se han perdido) estarían separados, terminando la escultura a la altura de los tobillos.


INTERPRETACIÓN

  Muy poco se sabe de su origen, método de creación o significado cultural. El apodo con el que es conocida (Venus) causa rechazo a algunos estudiosos actuales que no consiguen ver en esta figura con características de obesidad la imagen clásica de la belleza. Christopher Witcombe, profesor de la Sweet Briar College, en Virginia, por ejemplo, sugiere que «la identificación irónica de estas figuras con “ideales de belleza prehistóricos” satisfizo algunos conceptos corrientes (en la época en que se descubrió), sobre lo que era el hombre primitivo, sobre las mujeres y sobre el sentido estético».1

  Otros autores tienen muchas reticencias en identificarla como la Madre Tierra de la cultura europea del Paleolítico Superior debido a que es imposible encontrar pruebas sobre este tipo de especulaciones. Algunos sugieren que su corpulencia representa un elevado estatus social en una sociedad cazadora-recolectora y que, además de la obvia referencia a la fertilidad, la imagen podía ser también un símbolo de seguridad, de éxito y de bienestar.

  Los pies de la estatua no están esculpidos de forma que se mantenga en pie por sí misma. Por esa razón, se cree que fuera usada para ser llevada por alguien en vez de ser sólo observada, pudiendo ser sólo un amuleto. Hay quien defiende la hipótesis de que podría ser insertada en la vagina, en rituales de fertilidad.





*Muchas de las imágenes que ven en este blog son tomadas de Internet. Si alguna de ellas está protegida por Derecho de Autor, por favor comuníquemelo y las quitaré inmediatamente.





1 comentario:

  1. Existen muchas estatuillas parecidas a estas y todas se distinguen por las formas voluptuosas de los senos y de las ponpis, y siempre significan fertilidad y vida...

    ResponderEliminar

Puedes dejarlo en tu lengua natal.
Gracias. Gelois/