Visitas

21 mar. 2012

SABA DOUGLAS HAMILTON


Historia de un gran amor.



   Esta historia sucedió  en las selvas africanas de Kenia. 
Se cuenta que una leona de tres años de vida llamada Kamunyak, se encontró con una cría de órix un tipo de antílope con aspecto de caballo.(éstos suelen ser la presa más apetecible de estos felinos.)
   La cría de órix llevaba aún colgando su cordón umbilical cuando se encontraron leona y bebé.
   Pasaban los días  y contradiciendo con todas las leyes de la naturaleza, la leona se negaba a alimentarse, solo deambulaba detrás de “su cría” protegiéndola de los otros animales depredadores.
   Esta historia tuvo un triste final, pero sirvió para dejarles a los nativos Sumburu una dulce y amorosa leyenda.
   Aún allí, en lo más profundo de la naturaleza, persiste ese mensaje de amor.


 A los amigos de cualquier rincón del  Planeta

   Desde que seguí esta historia, pensé en ustedes, los que me siguen de distintas partes del mundo. Los que buscan cada día algo interesante para leer. Los que me dedican un tiempo de su vida llena de ajetreado movimiento.
  A ustedes está dirigido este meticuloso trabajo, y para que lo puedan disfrutar como yo un día, he llevado a texto el video final, pues me pareció el más conmovedor. Luego lo llevan al  Traductor del blog y  lo pueden leer en su idioma.   
   Les aconsejo que busquen en You Tube los tres primeros capítulos , y no olviden dejar  sus opiniones. Me gusta escucharles.

Gracias por estar aquí …  junto a mí.
 Gelois/2012


Lean con atención y después vean el video al final.





Comienzo del Video No. 4   Final

  …Cuando al fin encuentro a  Kamunyak, está nerviosa y tensa, no pierde de vista a su pequeño. Ya llevan dos semanas juntas.
  Rodeada por leones hostiles, el stress está empezando a hacer mella. Tanto ella como la cría de órix se están muriendo de hambre. Están tan consumidos que no se entiende como aún siguen con vida.
Kamunyak se niega a abandonar el antílope para ir a cazar. Su obsesión los está matando a ambos.
El antílope que aún no tiene un mes, no podrá sobrevivir sin la leche materna. 
Mordisquea las hojas aunque a esta edad es incapaz de digerirlas. En teoría aún le faltan dos meses para el destete.Sencillamente no sobrevivirá sin su madre.
Está tan hambriento que incluso intenta mamar de  Kamunyak.
La inagotable búsqueda del órex tiene exhausta a Kamunyak de modo que duerme siempre que puede.
 Está pagando un precio muy alto por cuidar de este pequeño, y todo el mundo los quiere ayudar: "Yo los encerraría juntos y le daría de comer.” Decía un nativo.
La gente ha presionado muchísimo al Director del Parque para que hiciera algo por la salud de Kamunjak. Así que esta noche ha decidido intervenir y les va a llevar comida.
Yo preferiría que la naturaleza siguiera su curso. Aunque ha sido una decisión muy difícil.
Yo me quedaré por si Kamunyak  se siente tentada por el pedazo de carne. Esperaré un par de horas más… a pesar del hambre que tiene se niega a comer.
A mediodía hay cuarenta y cuatro grados a la sombra.
Conforme la temperatura va ascendiendo, los animales se aproximan al río a beber y a refrescarse, lo que lo convierte en un paraíso para los depredadores, que esperan agazapados hasta que una presa incauta se les ponga a tiro, aunque con una leona como guardaespalda, el pequeño órix tiene poco que temer.
Hoy me siento más esperanzada, es la primera vez que veo a Kamunyak  y al antílope acercarse al río y ya llevan más de dos semanas juntos, aunque  la cría de órix no sobrevivirá a base de agua. 
Hasta ahora ha bebido la suficiente leche materna como para seguir con vida pero necesita más.
No puedo evitar fijarme en lo relajada que están, en lo unidas. Y ahora que por fin se han refrescado, parecen haber recuperado fuerzas.
Estoy convencida que si Kamunyak ya siente tanto apego por el órix, es porque perdió a su propia familia a una edad muy crítica. Seguramente el trauma sufrido a una edad muy madura alimentó su estrafalaria obsesión.
Una cosa está clara, de haber contado con la compañía del resto de su manada, esto jamás habría ocurrido.
Llevo diez y seis días siguiendo la historia de Kamunyak y la cría de órix. Realmente es sólo cuestión de tiempo que la fragilidad les impida continuar.
Hago lo imposible por no perderlos de vista, los matorrales que bordean el rio son muy densos.
El antílope tiene tanta hambre que está aturdido. Son muy pocas las posibilidades de que vuelva a reunirse algún día con su madre.
Famélica y exhausta Kamunyak  descansa a la sombra. Aquí se siente a salvo y por primera vez pierde de vista al pequeño órix…
¡Oh, Dios mío!  ¡Un león macho que estaba oculto en los matorrales ha atrapado a la cría de órix! ¡Esto se acabó, no me lo puedo creer!
¿Y qué hace Kamunyak ?  ¡Fijaos en lo asustada que está!
La cría sigue viva, aunque a duras penas.
Kamunyak  está desesperada, pero está demasiado asustada para acercarse más al hecho. 
Aunque para los machos es natural matar a los cachorros cuando intentan hacerse con el  control de una manada, para este león el pequeño antílope no es más que comida.
Confundida y sola, Kamunyak  lleva todas las de perder.
Huele los restos de sangre que han quedado ahí donde su pequeño ha sido matado. Reacciona igual que una madre que acaba de perder a su cachorro.
Kamunyak mató y devoró  a un  facóquero, (cerdo salvaje) su primera comida en mucho tiempo. Un mes después adoptó otro órix.
A lo largo del siguiente año Kamunyak ya secuestró a otras cinco crías de órix aunque ninguna le duró tanto como la primera.
Kamunyak desafió todas las leyes de la naturaleza, desconcertándonos a todos.
Se ha escondido en algún punto de este vasto territorio y quién sabe si algún día la volveremos a ver.
Y aunque continúa siendo un enigma se ha convertido en leyenda para los Samburu. Tal y como ellos cuentan la historia, Kamunyak era estéril y Dios le concedió un hijo, sin embargo tan seguro como que hay sol, llegará un día en que la legendaria leona se plante frente a ellos.
Yo me quedo con la intensidad de su historia, solo espero que supere la adversidad y logre criar a su propia familia para que al fin vuelva a disfrutar de la compañía de los suyos. 

 
"Yo me quedo con la intensidad de su historia, solo espero que supere la adversidad y logre criar a su propia familia para que al fin vuelva a disfrutar de la compañía de los suyos."
                                                                    Saba Douglas-Hamilton






















 
                                                           Más sobre esta heroína aquí.
                                                  http://www.veoverde.com/2009/01/mi-heroe-saba-douglas-hamilton/





*Muchas de las imágenes que ven en este blog son tomadas de Internet. Si alguna de ellas está protegida por Derecho de Autor, por favor comuníquemelo y las quitaré inmediatamente.

1 comentario:

  1. es una basura de humano esta mujer al parecer tenia mas corazon la leona que saba, pues ella no estuvo de acuerdo en que alimentaran a la leona

    ResponderEliminar

Puedes dejarlo en tu lengua natal.
Gracias. Gelois/